| conversaciones | sala.de.ensayos | poesia | discos.libros.radios | dossier | mesa.de.saldos
más.dossier |
Keiji Haino
Una persona fuerte
por Lucio Capece
LA CURIOSIDAD POR UNA HUELLA SONORA ESTAMPADA A TRAVÉS DE UNOS AURICULARES EN FRANCIA DA FORMA A FUTURAS EXPERIENCIAS: KEIJII HAINO, UNA LEYENDA DEL UNDER JAPONÉS, EMERGE CON SOBRETODO, LENTES OSCUROS, BARBIJO Y BASTÓN EN LAS TINIEBLAS DE UN ANTRO DE MÚSICA NOISE EN TOKIO. EL RELATO DE ESTE VIAJE Y DEL IMPREVISTO ENCUENTRO ENTRE TRES MÚSICOS DEJA PINCELADAS DE UN ARTISTA CON INFINITA CAPACIDAD DE REINVENCIÓN.
Me topé por primera vez con un trabajo de Keiji Haino, explorando discos en algún negocio en Francia, por 1997. Yo era un chico más jazzero de lo que soy ahora. Pedí escucharlo y me impresionó la intensidad de lo que escuché. Pero considerando que debía controlar mi presupuesto, dejé pasar la oportunidad. Volví a escuchar en otras oportunidades sobre él y su música, sin toparme sino hasta hace poco con el material de su vasta obra que logró conmocionarme de manera más profunda.

Fue Mika Vainio quien me hizo escuchar varios trabajos de Haino, en años recientes, de la colección de unos setenta discos que atesora en su equipo de música extraplanetario. Haino es pura vibración de la naturaleza, una mezcla entre gurú de posta, rebelde contra la mediocridad y la tontería y japonés post nuclear clásico. Pero básicamente posee un talento avasallador. Además de esto, fue un pionero tanto en lo que se refiere a música experimental como, y en especial, al noise. Con trabajos fundamentales que datan de inicios de los años setenta. Hay una tendencia en los festivales europeo-norteamericanos a hacerlo improvisar con quien sea. Los organizadores quieren lucir su talento para las combinaciones inesperadas y, en muchos casos, las cosas terminan siendo bastante lamentables. Sin embargo, siempre, hasta en una planificación desopilante, escuchar a Haino queda en la memoria como un hecho sustancial.

Voy a mencionar dos proyectos suyos. El primero es un solo increíble del disco Tenshi No Gijinka, grabado para el sello Tzadik en 1995. Haino toca objetos metálicos y canta. Es un tremendísimo disco. El segundo es su histórico power trío (activo en la actualidad con nuevos integrantes): Fushitsusha. Una banda para la que compone y con la que ensaya (a diferencia de otros proyectos en los que Haino improvisa) y en la que se pueden disfrutar sus ideas y su energía en plan colectivo.

Hace unos años fui a tocar a Japón con el cuarteto de Vladislav Delay, del que también formaba parte Mika Vainio. Al día siguiente de nuestro show con el grupo, Mika tocó un solo en un antro noise de Tokyo, llamado Soup. En un momento dado del concierto, noté que se había parado cerca de mí una persona bajita, vestida toda de negro, cubierta con un sobretodo hasta los tobillos y lentes oscuros, con pelo larguísimo plateado, barbijo y bastón. Era Haino. Terminado el show, le hice notar a Mika que Haino estaba en la sala. Mika había tomado un poco. Haino nunca se hubiera acercado por su cuenta. Lo acompañaban dos mujeres. Haino suele moverse seguido por un séquito. Mika le agradeció su presencia, y le expresó su admiración y respeto, a través de la forma en la que lo saludó.

Unos minutos más tarde estábamos todos en una especie de DunkinDonuts japonés, tomando algo. En cuanto llegamos yo fui al baño, al regresar a la mesa noté que Mika y Haino tomaban una bebida verde fluo. Después de charlar un rato, vi una especie de mueble transparente, en el que se ofrecían a la venta, a modo de vidriera, unos juguetes. En Japón se venden juguetes increíbles, los mejores que haya visto. Yo buscaba regalos para mis nenes, y tenía poco tiempo. Así que me acerqué a la mini vidriera de juguetería del negocio por un instante. Las dos mujeres me ayudaron a elegir, me revelaron quiénes eran los personajes manga representados en cada juguete, qué hacían, y más que nada, el poder de acción de sus armas. A Lennard le compré un juguete que reproducía un arma mortal, una especie de ruleta que se debía colocar en el cinturón del luchador, con monedas incrustadas, que daban vueltas al pulsar un botón y que eran disparadas, al apretar otro.

Cuando volví a la mesa, Haino me preguntó que había comprado, se lo mostré y le pregunté si podía escribir algo para Lennard en el paquete que contenía el juguete. Haino tomó el paquete y escribió en el reverso, en japonés:  “Te deseo que seas una persona FUERTE”.
 

De palabra

TRADUCIMOS DOS FRAGMENTOS DE UNA ENTREVISTA A KEIJI HAINO EN 2012 PARA TIME OUT TOKYO, COMO PARTE DE LA PROMOCIÓN DE UN DOCUMENTAL QUE RECORRE SU VIDA Y OBRA.
por M.P.
 
“Yo inventé mi música. Hay una escena en el documental en la que estoy tocando percusión, ¿te acordás? Pienso que estaba inventando sonido. Estoy descubriendo el sonido, e inventando música. ésta es probablemente una manera muy japonesa de decirlo, pero estoy desafiando la noción de que no se puede crear algo de la nada. Quiero empezar de cero. Cuando los europeos no entienden algo, hacen un esfuerzo inventando términos y definiciones. Yo quisiera evitarlos. Esto (la música) debería bastar. Escucho una cantidad infernal de música; he escuchado la mayoría de los tipos de música europea desde el siglo IV hasta el XX. Es porque me gusta tanto la música que quiero crear algo completamente diferente. Mi principio básico es empezar desde el primer sonido, por eso describo mi música como algo que no existía antes.”

“Los jóvenes de hoy probablemente no lo saben, pero después de la guerra hubo racionamiento, así que había un límite en la cantidad de comida que recibías por día. Yo crecí justo después de eso, pero esa mentalidad aún persistía. Hasta dónde puedo recordar, me vi obligado a comer carne: no porque pensara que fuera delicioso, sino porque no había otra opción. En algún momento, empecé a sentir que no me gustaba la idea de matar animales, y no quise comer carne (…) Me gustan los animales, así que no quiero comérmelos. No hubo un momento en el que súbitamente declaré: ‘¡Soy vegetariano!’”

“Hace cuarenta años no había ningún restaurante vegetariano en Japón (…). Pero hace un siglo, todo el mundo aquí era vegetariano. Así es como vivía la gente: los japoneses fuimos veganos por mucho tiempo, así que esa era una mejor forma de vida. Probablemente no hay otros países en los que la altura promedio de los jóvenes se haya incrementado tanto en los últimos cuarenta años. Es porque la dieta ha cambiado, es aterrador. La gente ya no es japonesa, ya no piensan de la misma manera. Sólo son clones de los estadunidenses.”




La noche de los discos vivientes
()
Tenshi No Gijinka
(Tzadik, 1995)
Keiji Haino with Boris - Black: Implication Flooding
(Inoxia Records, 1998)
Pan sonic & Keiji Haino. Shall I Download A Blackhole And Offer It To You.
(Blast First Petite, 2010)
Fushitsusha
()
Nijiumu
()
Era of Sad Wings
()
I said, This is the son of nihilism
(Table of the Elements, 1995)
La llorona
(1997)
Lhasa The Living Road
(2003)
Lhasa
(2009)
In a landscape
(1994)
Music for 3 pianos
(1993)
Solo piano
(2004)
Piano Solo Vol. 1 (1980) y Vol. 2
(1985)
Ethiopía Song - Piano Solo
(2006)
Pastoral Suite, Surf Session
(1953)
Moondog and his Honking Geese
(1955)
The story of Moondog
(1957)
German Years
(1977-1999)
Moondog
(1969)
Secos & Molhados
(1973)
La aguja tras la máscara
(2011)
Grabaciones, demos, ensayos y pruebas de sonido 1988-1991
(2011)
El cantor de la montaña Vol.5
(2011)
Símbolo de fósforo
(2014)
awE naturalE
(2012)
presentada por Violeta Parra
(1958)
Estelle, Myrna & Sylvia
(1973)
Corridos de La Revolución
(1970)
La Pasión según San Marcos
()
Ensamble Peripecia
(2015 )
info@aloido.com.ar | facebook.com/al.o.oido | aloido.com.ar